Deprecated: Function create_function() is deprecated in /var/www/clients/client8/web33/web/wp-content/plugins/adrotate/adrotate.php on line 56

Deprecated: Function create_function() is deprecated in /var/www/clients/client8/web33/web/wp-includes/pomo/translations.php on line 208

Deprecated: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in /var/www/clients/client8/web33/web/wp-content/plugins/js_composer/include/classes/core/class-vc-mapper.php on line 111
Me sentí Feliz | MagaTV

Me sentí Feliz

9 diciembre, 2013 Compartir: |

El último viernes me sentí feliz, fui invitada a una escuela de Florencio Varela que lleva el nombre de la poeta y compositora argentina que estuvo presente en casi todas las infancias: María Elena Walsh. La invitación era para tener una charla con adolescentes y contarles cómo había inventado mi vida, cuáles habían sido los momentos de cambio, qué elecciones y porqué había tomado. Me sentí feliz porque me encontré con un grupo de chicos que me recibieron con mucho cariño y respeto. Rodrigo Ures el responsable de mi visita, no me contó que había una sorpresa, que estaban preparados para recibirme, que habían recorrido todas mis vivencias, escuchado mis entrevistas, habían visto No Te mueras sin decirme adónde vas, la película que filmé con Eliseo Subiela. Fue muy lindo el encuentro, ellos me conocían y sabían mucho sobre mi vida. Comenzó la mañana con mi presentación en la que les conté cómo empecé a trabajar, los cambios que fui haciendo, porqué los hice, las dificultades, cómo salí adelante, cómo pude cumplir mis sueños. Después hicimos entrevistas en vivo con Celina y Santiago y ellos pudieron entregarse y también poner en común sus deseos, sus miedos, la admiración hacia sus padres, sus sueños. LAS FRASES QUE QUEDARON FLOTANDO fueron muy interesantes: Cuando perdés aprendes; a los sueños se llega con trabajo; Todo lo que queremos lograr, es posible; El talento casi no existe, existe el esfuerzo y la perseverancia. Me sentí feliz, fue una mañana especial en medio del día de trabajo que me permitió volver a ver que todos somos iguales y vulnerables ante la vida, que tenemos miedo, que tenemos sueños que queremos cumplir y me di cuenta que es muy importante poner todas esos sentimientos en común, hablar, comunicarnos, ayudarnos a entender cómo se hace, como se sigue, cómo se construye nuestra vida. A mi me enseñan mis entrevistados, mis amigos, mis compañeros de trabajo, mi familia y cada persona que me da la posibilidad de tener un verdadero encuentro. En La escuela de María Elena Walsh tuvimos un encuentro que nos enseñó a todos, nos fuimos distintos cada uno a sus actividades, reflexionando seguramente sobre alguna de esas frases que surgieron…Me sentí feliz.

Autor: Mariana Arias

comentarios 2

  1. Rodrigo Ures |9 junio, 2013 12:55 pm

    Desde hace 19 años, importantes personalidades de la cultura nacional nos visitan para compartir su arte y sus experiencia de vida.
    La escuela lleva el nombre de María Elena Walsh y fue inaugurada con la presencia de ella quien plantó un jacarandá.
    El viernes recibimos con mucho amor a Mariana Arias quien se sumó al juego y nos regaló momentos únicos. Su inmensa cordialidad apareció como una mujer integra repleta de experiencias para regalar. Su excelente predisposición nos permitió entrar en su profesionalismo, en sus caminos recorridos y en sus emociones.
    Gracias Mariana, nosotros también fuimos felices.
    Rodrigo Ures
    Comparto el poema de María Elena Walsh que Mariana recitó desde la primerísima edición de OTOÑO IMPERDONABLE (1947)
    Esencia

    Nunca nombrarla, nunca.
    Ni callarla siquiera.
    Solamente crecer de sus raíces
    con asombrado llanto.
    Ser y morir tan solo
    para justificarla
    como naturaleza
    y sumisa costumbre.

    Madurará con pausa
    y exactitud de necesaria estrella
    y solo incertidumbres
    me probarán su órbita,
    su doloroso amor, su cumplimiento.
    Será un desgarramiento
    elemental, constante.
    Desesperada espera
    -lo sé- desesperada.

    Y sin embargo, nada
    persistirá más cierto
    que su sabiduría,
    que sus sencillas fiestas.
    Como el rosal seguro de la rosa.

    Y yo seré la sombra
    de su florecimiento,
    yo viviré acatando
    su voz y su silencio,
    en indefensa tierra,
    irrenunciablemente.

    Reply
  2. Jaqueline Tilbe |12 junio, 2013 11:26 pm

    Hola Mariana soy alumna del colegio Maria Elena Walsh y me encantó tu visita, reflexioné mucho sobre lo que nos contaste, sos una gran persona y te admiro muchisimo, muchos éxitos, un beso enorme !

    Reply