Schiaparelli y Prada. Una conversación imposible

15 diciembre, 2012 Compartir: |

IMPOSSIBLES CONVERSATIONS

MET NY 2012

  En el Metropolitan Museum de Nueva York entre mayo 10 y agosto 19/ 2012 ocurrió un encuentro que tiene a dos mujeres de dos épocas como protagonistas. Dos mujeres que no se conocieron. Schaiparelli y Prada, Imposibles conversaciones, es una ilusión, la recreación de un diálogo que Harold Koda y Andrew Bolton, sus curadores, consideraron una motivación para hacer nuevas lecturas sobre los trabajos más innovadores de estas dos icónicas diseñadoras italianas de diferentes eras.   Parecidos y diferencias se develan al relacionarlas, al enfrentar sus opiniones, sus vidas. –“Yo no puedo hablar con un diseñador. ¿qué puedo hablar con ellos? ¿De técnica? ¿De materiales? (Schiaparelli). –“Tampoco yo, prefiero hablar de la vida” (Prada). –“Exacto, hablemos de la vida Miuccia, ” (Schiaparelli) Elsa Schiaparelli trabajó en Paris desde los años ´20 hasta 1954 y Miuccia Prada tomó el negocio de su familia recién en 1978 (La casa PRADA fundada por su abuelo). Aunque nacieron con seis décadas de diferencia -la primera en roma, en 1890, la segunda en Milán en 1949- y nunca se conocieron, algunas de sus afinidades parecen genéticas. Son idénticas en su soberana ambición de ser únicas. El arte juega un rol importante en la vida y diseños de ambas. Schiaparelli, con sus colaboraciones con los surrealistas (Dalí y Cocteau), Prada con su interés y soporte a los artistas contemporáneos. Sin embargo no coinciden en considerar el diseño de moda como un arte. –“Para mi la moda es arte”, dice Schiaparelli, -“Oh no, para mi un diseñador tiene que ser un empresario creativo”, refuta Miuccia. Podemos decir que son assolutas (como nombrarían los amantes de la ópera italiana a sus grandes divas) no solo por su talento, su prestigio y temperamento, sino e irremediablemente, porque su trabajo muestra la invencible vitalidad de la mujer. Vivieron en familias católicas que tenían una expectativa tradicional para la vida de la mujer, sin embargo se convirtieron en diseñadoras. Schiaparelli ya se había casado y divorciado en 1920 luego de introducirse en el movimiento DADA con Duchamp y Man Ray. Prada graduada en ciencias políticas se entrenada para mimo en la vanguardia del teatro italiano de los 70. Tales tentativas de ser buenas niñas, las condujeron directamente a sus carreras. –“Yo buscaba una profesión, había algo dentro mío que me llevó a la moda…luché mucho para llegar a ser diseñadora, pero no me importaron las barreras…Busqué la belleza adentro para poder sacarla afuera” (Prada). Rebeldía e independencia las unen como a gemelas, aunque separadas al nacer. En ninguna de las dos épocas en Italia estaba bien visto ser diseñadora. Schiaparelli tenía treinta y siete y Prada cuarenta –las dos primerizas- cuando dieron a luz sus primeras colecciones. Hay un dato que merece luz: mientras los diseñadores en general presumen de decirle a la mujeres qué tienen que usar para ser deseadas por otros, Schiaparelli y Prada se preguntan qué hace a la mujer deseable para ella misma. De la cintura para arriba o de la cintura para abajo  
Wait down

Schiappa y Prada

-“Cuando empecé mi carrera, no sabía nada acerca del diseño de moda, mi ignorancia era suprema, pero mi coraje no tenía límites” (Schiaparelli). Había comenzado poniendo el foco de sus creaciones en los sombreros, las espaldas, el busto, las chaquetas. Para Elsa siempre fue más importante el waist up ( de la cintura para arriba). Prada pone el acento en las polleras y zapatos, basta ver sus colecciones para confirmarlo. -“la pollera fue siempre una de mis obsesiones. Todos sabemos que debemos estar muy hermosas en el waist up y menos sofisticadas en el waist down (la cintura para abajo), pero para mi el waist up es más espiritual, más intelectual, mientras que el waist down es más básico. Es acerca del sexo, habla de hacer el amor, de la vida. Yo personalmente, quiero ser libre para expresarme, para expresar mis ideas y mis pensamientos. Si el foco está puesto en el waist up me siento incómoda.” Para Miuccia representan-polleras y zapatos-la libertad en movimiento de la mujer, la democracia. Lo Chic y El Cuerpo  
vestidos piedras

chic

las conversaciones sobrevuelan sobre dos temas generales: lo chic, en varias manifestaciones y el cuerpo como portador de narrativas. ¿Qué quiere decir chic? La definición, en general esta asociada con lo fashion, pero al aplicarlo aparecen otras cualidades: originalidad, individualidad, astucia. Con Schiaparelli y Prada lo fashion esta impregnado de una provocación cultural. Tres conceptos, tres maneras: El Hard Chic:  
Vestidos Negros

Hard Chic

comprende los diseños que tienen un motivo de uso militar, de servicio y materiales industriales aplicados con sobriedad y severidad. Schiaparelli cuenta su preferencia por los vestidos más estrictos y puros y define qué tipo de mujer los busca – “curiosamente, a pesar de mi locura aparente, mis mayores fans fueron las mujeres inteligentes y ultra-conservadores, esposas de los diplomáticos y banqueros, a quienes les gustaba los trajes severos y sencillos vestidos negros”. En cambio, a Miuchia Prada no le importa quienes usan sus vestidos y no cree en los “tipos” de mujeres. – “me han dicho que la mujer que usa mi ropa nunca es la misma, claro que espero que sean inteligentes e interesantes, también espero que mi ropa haya hecho que sus vidas sean mas fáciles y felices. No me importa que las haya hecho lucir mas lindas, sino que las haya hecho más personas…Trato de hacer que las mujeres se sientan mas poderosas sin perder su feminidad. Nunca quiero perder las típicas cualidades femeninas… Al mismo tiempo no quiero que los hombres impongan sus creencias y opiniones en mi. Soy muy femenina y muy masculina. Estoy luchando constantemente con esta dicotomía.”. Elsa Schiaparelli no cree que dos componentes tan opuestos puedan convivir sin perder algo en el camino: – “muchos hombres admiran a las mujeres fuertes pero no las aman. Algunas mujeres pudieron conseguir una combinación de fuerza y dulzura. Pero la mayoría de las que quisieron caminar solas, en el juego, perdieron su felicidad. “ El hard chic delinea lo estricto de la mujer, el orden, la fuerza, el poder. El quiebre que aparece con la necesidad de salir al mundo. El Naif Chic IMG00432-20120515-1302 es la dulzura, los motivos y la evocación de la infancia transportada de manera desconcertante, inesperada al diseño de la ropa no tan joven. La inspiración en lo que los chicos adoran para jugar en la moda sin restricciones. – “Odio la idea de que alguien tenga prohibido o deje por sí mismo de usar algo sólo porque tiene una cierta edad” (Miuccia Prada). “Usé impresiones ingenuas de autos para subrayar la narración de la libertad de la calle. Como una idea… toda la colección fue una celebración de la dulzura (considerada una palabra obscena en la moda); en cierto modo, fue un repudio de la sensualidad manifiesta que está retratado en las revistas y en televisión. Colores pasteles en su mayoría y los estilos basados en los años cincuenta. Glamour, pero de una manera dulce, ingenua …”, continúa Prada que sostiene que las mujeres a medida que van envejeciendo se controlan y no entienden que se ven mucho mejor cuando se animan a ser salvajes. Pensar todo el tiempo en la edad puede llegar a convertirse en una prisión. Para Elsa Schiaparelli el noventa por ciento de las mujeres tiene miedo a ser visible y a lo que la gente va a decir. –“Aunque soy tímida-nadie lo creería-tan tímida que la sola necesidad de decir “hola” hace que me corra frío por la espalda, nunca he tenido miedo de aparecer en público con el más fantástico y personal vestido”…” – “impresiones, colores y motivos, he usado la ropa de los niños para explorar la idea de la inocencia en relación a la feminidad”, insiste Prada que puso en marcha MIU MIU (su apodo de la niñez) como marca secundaria; una etiqueta intuitiva, instintiva que con el tiempo dejó de tener diferencias con PRADA. Ideas y conceptos que se originan en Prada aparecen en Miu Miu y viceversa.Se retro-alimentan. Ugly Chic IMG00436-20120515-1311 enfocado en materiales y colores con combinaciones discordantes, transgresoras. La destrucción de la idea de belleza convencional. El concepto de Prada de la “Ugly cool” -fea/linda- es útil ya que representa la hazaña de la auto- transformación. Una laide-jolie es una alquimista erótica cuya poderosa atracción, su ardor trasciende su fealdad. María Callas es una Laide –Jolie (linda-fea) y también, a su manera, Amy Winehouse. – “¿Si hice algo, para hacer que lo feo sea atractivo? De hecho, la mayor parte de mi trabajo ha tenido que ver con destruir, o al menos de-construir la idea convencional de belleza, la apelación genérica a la mujer hermosa, glamorosa, burguesa. la moda fomenta estereotipos de belleza, pero quiero dejarlos aparte. Un aspecto importante de mi trabajo es explorar lo que significa la belleza hoy en día” (Prada). Una de las mujeres más memorables de Francia también se ajusta a la descripción “Ugly-chic” y fue la musa de Schiaparelli, María Cásares, la gran actriz española (1950) que representó el papel de la muerte (vestida por ella) en el Orfeo de Cocteau. Para Schiaparelli fue simple transformar los estereotipos y convertir a una fea en linda, había empezado por ella misma. –“Cuando era niña siempre me decían que era fea, entonces inventé mil maneras de embellecerme. Pensaba en tener mi cara cubierta de flores como un jardín celestial. Hacer que las flores brotaran de mi rostro. Yo así sería única en la especie” (Schiaparelli). No es que Prada desvalorice el poder de la belleza. Tanto ella como Schiaparelli tienen diseños encantadores. Ellas sólo quieren que se pueda entender su Pathos, una íntima emoción presente en la obra que despierta otra similar en quien la contempla – Una assoluta no necesita belleza para despertar el deseo. IMG00430-20120515-1300

Autor: Mariana Arias

comentarios 0